Raspberry Pi: problemas y soluciones

Hay una máxima latina para el ejercicio de la medicina que dice:

Primum non nocere

se traduce en castellano por lo primero es no hacer daño”

Básicamente, lo que quiero decir es que antes de tratar de arreglar u optimizar la Raspberry Pi o el sistema operativo que hayáis instalado, os aseguréis de que todo está bien. Muchos de los problemas que indicáis en los comentarios o por correo directamente no lo son, y vienen derivados de tocar antes de tiempo. Entre la lista de problemas y soluciones candidatos están:

  1. Cargador USB de baja calidad o escasa potencia que derivan en cuelgues, reinicio, periféricos que no funcionan como Wi-Fi, teclados, etc. Basta cambiar el cargador por uno decente. Por ejemplo estos:
  2. Overclock mal realizado que deriva en cuelgues, reinicios, etc. Antes de tocar o seguir un manual o guía sacada de cualquier sitio, usad un tiempo la Raspberry Pi tal cual, sin tocar nada, sin hacer daño. Una vez comprobado que todo está OK, haced overclocking usando las herramientas de configuración disponibles antes de tocar a mano. En Raspbian mediante raspi-config y en Raspbmc desde la sección > Programas > Raspbmc settings. Si tras un overclock la Raspberry pi no arranca, reiniciad con la tecla mayúsculas pulsada.
  3. Cables de mala calidad que producen fallos en la conexión a Internet, baja velocidad, etc. o mala calidad de imagen o imposibilidad de usar el mando de la TV para controlar XBMC. No tienen que ser de oro, las cosas digitales o van o no van, pero no mejoran por ser de oro como las analógicas. Con un ethernet y un HDMI de la gama basic os debería bastar.

Ya sé que esto es muy básico pero si seguís estos consejos en algunos casos podéis solucionar el problema vosotros mismos.

raspberry

La imagen pertenece a Rubys Feast y está descargada de flickr con licencia Creative Commons