Pantalla oficial Raspberry Pi

Esta semana lanzaban uno de los periféricos estrella y que junto con la cámara hardware siempre estuvieron pendientes en la lista de equipamiento a desarrollar por la fundación Raspberry Pi.

Se trata de una pantalla nativa que aproveche el conector presente en las placas base. Como ellos cuentan en la web oficial el retraso se ha debido a las vueltas que ha dado la Raspberry Pi original hasta llegar al modelo 2 que ahora tenemos como tope de gama. Creo que muchos de esos cambios han sido culpa de su éxito, de un mercado que les presionaba y de no querer perder el tren a pesar de no ser los mejores pero si tal vez los más listos, vamos la tortuga de la fábula de la carrera contra la liebre, ellos van a su ritmo pero sin parar ni entretenerse en el camino.

La cuestión es que al final tenemos pantalla oficial. Sus características son:

  • Tamaño: 7″
  • Resolución: 800×480 hasta 60fps
  • Color: hasta 24bits
  • Táctil: capacitiva de 10 puntos
  • Placa adicional para hacer la conexión, también que sirve para alimentar la Raspberry por lo que con un solo cable de alimentación tendremos todo funcionando
  • Función dual screen de esta pantalla y la salida HDMI que pueden estar activas de forma simultánea

TFT-RASPBERRY_PI-GPIO_power-500x333

si queréis saber mi opinión seguid el enlace

Opinión personal

  • Tamaño: 7″ creo que demasiado pequeña pero también más barata,
  • Resolución: 800×480 muy baja, pero supongo que es para abaratar también. Sin embargo, por experiencia propia sé que esa resolución da problemas con muchas aplicaciones normales de las incluidas en Raspbian y hacen que su uso final sea más problemático de lo que podamos pensar. Os pongo unos pantallazos sacados de Kimondo dónde podéis ver el tamaño real y un problema gordo como es no poder ver algunos menús de opciones al completo.

rpi-touchscreen-snapshot3

rpi-touchscreen-snapshot1

  • Táctil: capacitiva de 10 puntos, esta característica sin embargo es muy buena. Pero como ellos mismos indican bastante inútil (al menos por ahora) ya que Raspbian no estaba pensado para usarse de forma táctil. Parece ser que hay en camino un teclado en pantalla oficial para Raspbian de momento podéis probar con matchbox-keyboard que se instala con el comendo sudo apt-get install matchbox-keyboard y se ejecuta con sudo matchbox-keyboard

rpi-touchscreen-snapshot2

  • Placa adicional para hacer la conexión. La pantalla al final no es tan nativa como cuentan y usan una placa intermedia para convertir la señal de la salida directa de la placa a una señal de un tipo más simple y que abarata el tipo de pantalla. Esta placa adicional me parece un poco parche, aunque está bien resuelta y queda integrada con la pantalla y la Raspberry bastante bien. Supongo además que los hackers sabrán sacar partido de ella para poder usar otros monitores más grandes o de tinta electrónica o cualquiera sabe. Desconozco si se venderá esta placa de interconexión por separado. A su favor también que sirve para alimentar la Raspberry por lo que con un solo cable de alimentación tendremos todo funcionando. Sin embargo el montaje queda un poco endeble con mucho cablecito plano y mucho hilo suelto que no parecen encajar bien con un entorno tipo educativo.
  • Dual screen esto me gusta mucho, permite usar como pantalla principal un monitor HDMI y mantener esta como secundaria. Se pueden hacer cosas como lanzar una app desde esta pantalla TFT, OMXPlayer por ejemplo, y que se vean en la otra, esto da mucho juego.
  • No sé hasta que punto esta pantalla tan particular será también compatible con otros mini PC del mercado: ODROID, Banana, Orange Pi, Olimex, etc. O si a partir de lo que aprendan otros fabricantes de este TFT sacarán al mercado sus propios modelos.

Sinceramente, esperaba más y mejor. Me ha gustado el dual screen y que pueda alimentar a la Raspberry Pi ahorrando cable. Me parece bastante mal la resolución y el acabado del conjunto ensamblado.

rpi_touchscreen_pimoroni

rpi_touchscreen_ribbon

rpi_touchscreen_display

La podéis conseguir de momento en: Pimoroni y la tienda propia de la fundación Raspberry