Ubuntu no quiere a Raspberry Pi

ACTUALIZACIÓN:

Todo esto se escribió antes de la salida de la Raspberry Pi 2, a día de hoy esta versión de Ubuntu si está disponible para ese modelo en concreto de Raspberry.

Hoy, al más puro estilo Incognitosis (el cual os recomiendo leer todos los días), voy a divagar. Hace poco Ubuntu, a través de su fundador Mark Shuttleworth, presentó una nueva versón de su sistema operativo. Se trata de Snappy Ubuntu Core su nombre indica dos cosas Core viene a decir que es una versión que solo incluye lo justo para montar un servidor sis entorno gráfico y Snappy es el nuevo sistema de instalaciones que solo lo hace todo tan fácil como chascar, snap en inglés, los dedos.

mini-ubuntu-no-ama-raspberry

Estamos ante una versión que consume poquísmos recursos, quedándose en el entorno de los 60 MB de RAM y que no requiere para funcionar más que un procesador de más de 600 MHz, 128 MB de RAM y 4 GB de disco para instalarse. Y diréis:

Pues Snappy Ubuntu Core es perfecta para mi Raspberry Pi, que tiene más megaherzios, más RAM y tengo a mano SD de más de 4GB, así que …

… Pues no, ERROR y de los gordos. Porque hace falta que el procesador sea una versión ARMv7 o superior y nuestra Raspberry Pi es un ARMv6.

Si os leéis o miráis el artículo de la presentación veréis que incluso proponen como opciones para usar este nuevo Ubuntu a dos de los grandes rivales de Raspberry Pi : BeagleBone Black y ODROID-C1. Así que después de esta divagación solo me quedan preguntas:

¿Por qué ese divorcio entre Ubuntu y la Raspberry Pi foundation?

¿Por qué después de anunciarse en los comienzos de Raspberry que soportaría Ubuntu al final no se hizo?

¿Por qué Ubuntu no hace un esfuerzo y se aprovecha para crecer en un mercado de millones de Raspberry Pi?

Supongo que alguien tendrá la respuesta de por qué Ubuntu no quiere a Raspberry Pi, pero yo no.